Actividades

Prevención de caídas en personas mayores

Uno de los de los problemas más comunes a los que se enfrentan muchas personas mayores son las caídas, tanto en el hogar como fuera de él. Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo se producen al año más de 37 millones de caídas que requieren atención médica.


Prevención de caídas en personas mayores

 

Uno de los de los problemas más comunes a los que se enfrentan muchas personas mayores son las caídas, tanto en el hogar como fuera de él. Según la Organización Mundial de la Salud, en el mundo se producen al año más de 37 millones de caídas que requieren atención médica.

Evitar lesiones en personas mayores

Para evitar posibles lesiones la mejor estrategia posible es conocer para prevenir, ya que alrededor del 35% de las personas mayores de 75 años sufre alguna caída de cierta consideración al año. Cifras que invitan a que, entre todos, realicemos la prevención necesaria para impedir estas situaciones.

En primer lugar hemos de centrarnos en los diversos motivos que generan las caídas en personas mayores. Estadísticamente, son las mujeres las que tienen mayor riesgo entre los 65 y los 75 años, momento en que la balanza se equilibra, por lo que tanto hombres como mujeres deben cuidarse de estas situaciones. Esta multitud de factores va desde enfermedades crónicas o alteraciones visuales propias de la edad, hasta problemas en el sistema locomotor o neurológico, también comunes en las personas mayores. Otra causa de las caídas también muy extendida es la polifarmacia y el mal uso de los medicamentos. La mayoría de las personas mayoras toma más de una medicación al día, la confusión bien en las dosis o en el medicamento en sí también aumenta el riesgo de caídas.

Riesgos domésticos para personas mayores


La prevención de caídas en personas mayores debe partir de dos estrategias básicas. Por un lado, es importante la corrección, es decir, las personas mayores con movilidad reducida deben usar bastones, andadores… según su situación determine. Para estos y aquellos que no la padezcan es necesario un examen del entorno donde vive la persona para detectar los posibles riesgos tales como alfombras mal colocadas, objetos a baja altura, juguetes por el suelo, mascotas correteando por las habitaciones, escaleras sin barandillas… y, sobre todo, una mala iluminación. Una vez identificados los posibles riesgos es mucho más fácil llevar a cabo una prevención eficaz.

Atendiendo a los espacios domésticos, podemos diferenciar:

 

    • Prevención de caídas de personas mayores en las escaleras:

        • Siempre deben estar correctamente iluminadas y contar con pasamanos, que debe emplearse siempre que se suba o baje.

        • Tanto la propia escalera como los descansillos deben estar libres de objetos y, en caso de transportar algo en ambas manos es preferible dar dos viajes o pedir ayuda.

        • Es preferible usar calzado con suela de goma y bien ajustado y que los escalones lleven en sus bordes bandas protectoras antideslizantes.

        • Prevención de caídas de personas mayores en los suelos:

            • Como hemos comentado arriba, el suelo debe estar despejado de objetos que puedan hacer perder el equilibrio, evitando siempre ir calzado solo con medias o calcetines.

            • Para evitar que el suelo sea demasiado resbaladizo es mejor que no esté muy encerado y pulido, siendo ideal el empleo de materiales antideslizantes.

            • Prevención de caídas de personas mayores en el baño:

                • En este caso, lo mejor es descartar las bañeras y optar por platos de ducha o sumideros que, al igual que el inodoro, deben tener agarraderas apropiadas.

                • A la hora de la ducha debe contarse con una buena ventilación que evite el mareo que causa el exceso de vapor,  instalándose además materiales antideslizantes en la ducha y fuera de ella.

                • Prevención de caídas de personas mayores en el dormitorio:

 


Aunque sea probablemente el espacio más seguro del hogar es interesante seguir algunas recomendaciones.

 

    • Evitar levantarse de forma brusca, lo ideal es quedarse un momento sentado para evitar mareos.

 

    • También debe haber suficiente espacio para salir y entrar cómodamente de la cama y evitar las alfombras.

 


Por supuesto, las medidas deben adecuarse no solo al espacio, sino además a las personas. Sin embargo, las personas mayores que inviertan un poco en prevención conseguirán minimizar el riesgo de caídas y todo lo que acompaña.

Comentarios

Aún no se ha insertado ningún comentario en esta noticia, ¡Anímate y sé el primero!.

Categorías

Últimas Noticias

PREGÓN SEMANA SANTA 2018

El pasado viernes día 23 de marzo, celebramos nuestro tradicional viernes de Dolores para dar paso a nuestra Semana Grande. Fue una mañana muy emotiva en la que nuestro alumno Ángel, recitó un Pregón muy bonito que a nuestros residentes les encantó. Además, trajo sus imágenes y las paseó por el Centro para que la Semana Santa inundara nuestra residencia

EXCURSIÓN BASÍLICA DE LA MACARENA 2018

Un año más, hemos ido de excursión a la Iglesia de la Macarena para poder disfrutar de una tarde cargada de fe, devoción y ambiente de Semana Santa. Queremos agradecer a nuestras compañeras Laura, Julia, Aurora y Guadalupe, a los familiares de nuestros residentes y nuestros voluntarios Javi, Ángel y Ana que todo saliera tan bien!

DÍA DE ANDALUCÍA Y DÍA DE LA MUJER 2018

Aquí os dejamos unas fotos de las actividades llevadas a cabo para celebrar estos dos días señalados en nuestro calendario

MIÉRCOLES DE CENIZA 2018

El pasado miércoles, se celebró en nuestra capilla, el miércoles de ceniza, primer día de la Cuaresma. Una vez más le agradecemos a nuestro alumno Ángel que nos trajera sus imágenes

TERAPIA DE ESTIMULACIÓN SENSORIAL

Hace unos meses implantamos un nuevo taller en una nueva sala que fue habilitada por nuestra compañera terapeuta, Guadalupe. Las salas de estimulación sensorial se destinan a la relajación y a las actividades donde la estimulación se controla, dirige y presenta sobre un solo sentido o varios. A través de la iluminación, los aromas, la música... recreamos una atmósfera de calma y seguridad que invita a la exploración y a la comunicación. La estimulación que se genera en esta sala está especialmente indicada para personas que tienen Alzheimer o cualquier tipo de demencia. Trabajamos con el residente en un ambiente relajado, agradable, donde nuestros usuarios están en un estado positivo. Algunas de las experiencias sensoriales que ponemos en marcha dentro de la Sala de Estimulación son: efectos de luz, aromas estimulantes, experiencias táctiles, sensaciones vibratorias y sonoras, masaje... Las sesiones tienen una duración de entre 30-40 minutos , se llevan a cabo de un modo individual o en pequeños grupos y homogéneos. Los estímulos se añaden de uno en uno y se maneja el lenguaje verbal y no verbal. Los resultados que observamos tras estas sesiones son bastantes significativos y beneficiosos, de entre los cuales destacamos: relajación, disminución de la ansiedad y del comportamiento alterado, abre o pone en uso diferentes vías de comunicación y estimula las emociones positivas